ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 25€
Atención al Cliente: 902 10 24 10 L-V de 8:00 a 16:30h shoponline@pacomartinez.com 
AHORA PUEDES PAGAR HASTA EN 12 MESES

ASTURIAS

¿Nos refrescamos en Asturias?


Asturias es esa sensación agradable de una mañana de verano cuando el viento entra por tu ventana. Y, es que, en esta tierra “Fae un fríu que pinga’l mocu”, es decir, hace “fresquito” sea verano o invierno. Pero si la visitas te va a enganchar, esta tierra es un imán.

Para despegar en esta risueña tierra desde PACOMARTINEZ te recomendamos Ribadesella. Como su nombre bien indica: desembocadura del río Sella, actividad obligada, en familia o amigos, el descenso del río en piragua y hacer algún que otro descanso con una buena sidra por los chiringuitos que encontrarás en el camino. Esta zona también ofrece un paraje natural sin igual. Si te acercas a la Ermita de Santa Cristina de Lena te quedarás sin palabras. Igual que si divisas el puerto de Ribadesella desde la Ermita de Ntra. Señora de Guía. Y si te interesa la historia no puedes irte de aquí sin visitar la Cueva de Tito Bustillo.

 

RIBADESELLA

 

Como siguiente escala te proponemos Llanes. Esta ciudad fue declarada monumento natural y, además, forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias. No sólo su naturaleza vale la pena, si no que es un pueblo que enamora. Así que, mochila bien puesta, a callejear y disfrutar de su ambiente histórico, medieval y marinero. ¿Sabías que ha sido escenario de películas como “El abuelo” y “El Orfanato”? En este concejo encontrarás también los Bufones de Pría, espectacular verlos. Son orificios verticales muy cerca de los acantilados, cuando sube la marea y hay muchas olas, expulsa hacia arriba un chorro de agua de mar, que puede alcanzar más de 10 metros. Por lo que, ten cuidado y no te acerques mucho a ellos o acabaras empapado. ¿Te pensabas que en Asturias no disfrutan de las playas? Tienen unas playas impresionantes y una de ellas está en este concejo. La playa de Gulpiyuri es la playa más pequeña de España y, posiblemente, del mundo. Pero dejamos que esto lo decidas tú. Y ya que estas por la zona: visita la playa de Torimbia, situada en Niembro y considerada paisaje protegido.

 

Playa Gulpiyuri en Llanes

 

Y como ya te habrás dado cuenta, a Asturias no sólo viajarás una vez. Así que, unas buenas maletas y siguiente parada: Cangas de Onís. En este concejo del interior de Asturias encontrarás la Ermita de Santa Cruz, uno de los templos más antiguos de España y que en su interior podrás descubrir un dolmen prehistórico. En Cangas también encontramos los Lagos de Covadonga y, poniéndonos serios, no puedes dejar Asturias sin visitarlos. Coge unas buenas botas y una mochila donde poder llevarlo todo y a disfrutar. El paisaje es espectacular. En los Lagos de Covadonga está el Santuario de la Santina, la Virgen de Covadonga a la que los Asturianos tienen devoción. Después de saludarla, ya que estás, déjate caer por los lagos Enol, La Ercina y el pequeño Bricial (aunque sólo tiene agua durante el deshielo). Están a más de 1.000 metros de altura y son de postal. Las vistas desde el Mirador de la Reina no tienen precio.

 

Vista Lagos de Covadonga

 

Como siguientes destinos encontramos: Tazones, un bonito pueblo de pescadores rodeado de acantilados en el concejo de Villaviciosa. Después de visitar Tazones (no olvides ir a su faro), te recomendamos que acabes el día en Lastres. Aquí puedes usar la exclamación de sorpresa: Meca, para definir lo bonito de sus atardeceres. Lastres es uno de los pueblos más pintorescos de España, calles de piedras, empinadas y estrechas, con casas enfiladas y llenas de colores. Deja volar tu imaginación, pero eso sí, te recomendamos visitar Lastres desde lo más alto hasta terminar en la playa.

Y no, no nos hemos olvidado de las tres ciudades más conocidas de Asturias y donde puedes encontrar nuestras tiendas PACOMARTINEZ. Empecemos por Gijón, la eterna rival de Oviedo. Aunque nosotros os recomendamos visitar las dos y disfrutar del encanto que cada una ofrece, os costará decantaros. Ya lo sabían los romanos cuando se enamoraron de ella y establecieron sus Termas, que hoy pueden visitarse. Gijón nos aporta cultura e historia. Esto se transmite por toda la ciudad y, sobretodo, en Cimavilla, el antiguo barrio de pescadores que se sitúa alrededor del cerro de Santa Catalina. En el punto más alto de Cimavilla encontramos la escultura de Eduardo Chillida llamada “Elogio del Horizonte”, no puedes irte de Gijón sin disfrutar de la inmensidad de este lugar. En esta ciudad te recomendamos disfrutar de la gastronomía asturiana,  recorre sus calles dónde encontraras numerosos bares, sidrerías y restaurantes, pídete un cachopo, un chorizo asturiano y una morcilla matachana acompañados de una sidra fresquita y de postre un arroz con leche. Después de esto “Echase un pigazu”, la cual puedes hacer disfrutando de las playas de San Lorenzo, la de Poniente o la del Arbeyal. Gijón no tiene desperdicio de noche, bolso en mano y a dar un paseo.

 

La Cuevona Asturias

 

Avilés, como siguiente parada. Esta ciudad siempre ha sido reconocida como la ciudad industrial, la de las chimeneas y nubes de vapor de agua. Muchos de nosotros nunca la hemos tenido en la lista de lugares a conocer, pero debéis incluirla. De todas las cosas que hay que ver en Avilés destacamos el casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1955. Además, es una ciudad de gran tradición comercial y portuaria. Por lo que, no dejes de visitar el barrio de los pescadores, la antigua y la nueva iglesia de Sabugo, así como la Plaza de España, a través de las calles de la fruta o herrería. Aprovecha y visita también el Parque Ferrera, pulmón verde de la ciudad, Castrillón, la imponente iglesia de Santo Tomás de Canterbury, el mercado de Abastos o la Playa de Salinas. Si eres amante del arte, no dejes de visitar el Centro Niemeyer, un prestigioso proyecto del famoso arquitecto brasileño Óscar Niemeyer.

La última de las tres grandes ciudades de Asturias, es una de nuestras últimas paradas: Oviedo. Woody Allen dijo de ella : "ciudad de cuento de hadas donde todo es antiguo, limpio y agradable…” y, aunque, esto es aplicable a todo el territorio asturiano, Oviedo como digna capital ( no sólo de Asturias sino también del primer reino cristiano de la Península Ibérica) lo refleja a la perfección. Esta ciudad, además, es hospitalaria y dinámica, donde cada día se puede experimentar algo diferente, y posee una intensa vida cultural, comercial y de barrio. En ella debes visitar: su hermosa catedral, su casco histórico muy bien conservado, el verde campo de San Francisco, contemplar sus lagos y fuentes, sus plazas y monumentos, etc. Terminar el día en Oviedo en el Monte del Naranco hará que no quieras irte nunca. Y es que ya lo hemos dicho antes, Asturias es un imán. En Oviedo, además, te recomendamos ir al Bulevar de la Sidra, entrar en cualquier Sidrería y disfrutar.

 

Cudillero Asturias

 

No podemos terminar esta entrada sin hablar de Cudillero, es un pueblo precioso, construido sobre la ladera de una montaña frente al mar. Sus casas están en cuesta amontonadas, como si se disputaran una carrera para tener las mejores vistas, y las fachadas están pintadas de mil colores. En Cudillero debes visitar la capilla del Humilladero y admirar el paisaje desde sus acantilados. Un tip para este lugar: en un día algo nublado es espectacular. Ya lo habíamos adelantado al principio: Asturias es un destino que enamora tanto en invierno como en verano.

 

Cudillero Asturias

 

Y si de la tradición de Asturias te quieres empapar, debes visitar Somiedo y sus Teitos, son edificaciones de piedra con techos de escoba. Algunas brañas que puedes visitar son la de Pornacal o la de Cuarto.

Para coger energía en todos estos lugares te vamos a recomendar varias delicias que disfrutar. Como platos tenemos pote fabes, pote de berzas, bollos preñaos y queso cabrales o afoga´l pitu. De postres: casadielles, arroz con leche o frixuelos. Y siempre: Sidra a asgalla.

En Asturias encontrarás un lugar al que escaparte donde encontrar tranquilidad, paz y desconexión. Un lugar al que volver y enamorarte. Y es que viajar, también es eso, enamorarte de los lugares que visitas, sentir, reír, vivir y disfrutar cada momento. Algo que a veces olvidamos. Los griegos hablaban de Cronos y Kairós. Cronos como el tiempo cuantitativo y Kairós como el tiempo cualitativo donde las cosas especiales suceden, y es de este último del que debemos hablar tanto en viajes como en cada momento de nuestro día a día. Hagamos calidad de nuestro tiempo y que podamos decir de cada uno: Préstame pola vida.

 

#FOREVERYDAYTRAVELLERS

 

Compartir esta idea
Utilizamos cookies para optimizar tu navegación y experiencia de compra. Al continuar tu visita, consideramos que aceptas su uso. Más información.